Ingredientes:

  • 1 solomillo ibérico por persona si son pequeños o 1 solomillo grande para dos personas
  • 2 cebollas
  • pimienta
  • ajo molido en especie
  • 2 botecitos de trufa por solomillo
  • 1/2 vaso de coñac
  • 100gr de beicon normal en taquitos (por solomillo)
  • 1 vaso de vino blanco (manzanilla)
  • 1 vaso de pedro ximenez  u oporto
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1/2 vaso de vinagre

Instrucciones

  1. Le pedimos a nuestro carnicero que nos limpie bien de grasa y telillas los solomillos y que nos los abra en abanico.
  2. Salpimentamos el solomillo
  3. Cortamos la trufa en rodajas finas y la pasamos por la sartén, con un chorrito pequeño de aceite y flambeamos con el coñac.
  4. Repartimos toda la trufa por la ranura del solomillo y repartimos también los taquitos de beicon por todo, después atamos el solomillo bien que no se salga nada.
  5. Echamos en una cazuela aceite y lo sellamos por todos los lados. Reservamos
  6. Añadimos la cebolla cortada en juliana y bastante ajo en especie y lo rehogamos todo hasta que se hablande.
  7. Después añadimos el vino blanco y el oporto o pedro ximenez, dejando que se evapore el alcohol y tapamos para que se vaya haciendo. Añadimos después el solomillo y lo dejamos cocer todo junto. El tiempo dependerá dependiendo de la olla o cazuela. En olla rápida unos 25 minutos. En una cazuela normal lo vais viendo pinchando la carne.
  8. Cuando este hecho lo sacamos y echamos una  cucharada de azúcar moreno y el medio vaso de vinagre y dejamos reducir hasta que se caramelice la cebolla.
  9. Mientras quitamos el hilo al solomillo y cortamos el solomillo en rodajas y lo emplatamos con la cebolla caramelizada.